|
|
|
|
|
|
|
Agenda Justicia de Género
Publicaciones
Ponencias
Entrevistas & Audios
Multimedia & Videos
Ciudad de las Mujeres
Mujeres en Resistencia
Enlaces Recomendados
Galeria de Fotos
Noticias

 

 

Nuestra historia

La Liga de Mujeres Desplazadas es una organización de mujeres de base, cabezas de familia, sobrevientes de distintas masacres y otros crímenes de guerra, que nació hace 8 años en uno de los barrios más pobres de la ciudad de Cartagena (Colombia). Este proceso organizativo que comenzó con 8 mujeres; con el tiempo, abriendo espacios y trabajando en otros barrios y municipios receptores en donde habitan mujeres desplazadas, se ha convertido en una organización de mas de 300 mujeres de composición multiétnica, con sedes de trabajo en distintos asentamientos de población desplazada de Cartagena y en los municipios de Turbaco y Carmen de Bolívar, zona de los Montes de María.

“Nosotras nacimos buscando un cajón para enterrar a una mujer”

Pero previo a todo nacimiento, hay un período preliminar: Nuestra historia (aún antes de ser organización) comienza en 1998, cuando Patricia Guerrero llega a Cartagena con la inquietud de cómo reivindicar de los derechos de las mujeres, y el primer punto de discusión, precisamente radicó allí: ¿Qué derechos concretos? Más aún, ¿Los de qué mujeres? Patricia creyó que el énfasis en Cartagena, tenía que relacionarse necesariamente con el delito del desplazamiento forzado en el marco del conflicto interno armado. Al cruzar esta apuesta por centrase en el desplazamiento como tema de trabajo, empieza la reflexión y el desarrollo de modelos de trabajo en la relación mujer-desplazamiento, y en este sentido, la pregunta se transforma en el ¿Por qué la guerra desplaza a las mujeres? Pregunta que con el tiempo evoluciona y crece para abordar temáticas relacionadas con los efectos de éste desplazamiento ocasionado por la guerra como un efecto de la globalización económica, ligada a los circuitos de la economía ilegal (armas, drogas ilícitas, seres humanos), y como lugar último, la búsqueda de alternativas para generar formas de resistencia desde la visión de las comunidades de mujeres.

La primera necesidad que advirtió era la necesidad de una organización de mujeres; más concretamente una organización de mujeres desplazadas que en aras del ejercicio organizativo como herramienta de resistencia, pero que fuera apoyada de alguna manera por algunas otras de carácter internacional que, con respaldo político ayudaran a hacer visible el tema y favorecieran la formulación de estrategias contra la discriminación que, desde su experiencia, había observado contra las mujeres desplazadas.

De manera inicial, Patricia se contactó con Pacho Aldana, Sacerdote que desde ese entonces hacía ya un tiempo venía trabajando por los derechos humanos en el departamento de Bolívar, para a través de él acceder a las comunidades. Así, asistieron a las mesas de organizaciones sociales donde se discutía el problema del conflicto armado y el impacto que este tenía en las comunidades, los sindicatos, etc. Fue en estos espacios donde Patricia y Doris se conocieron, así como la Sra Ana Luz Ortega y las otras mujeres con las que arrancaría lo que en un futuro se convertiría en lo que hoy es la Liga de Mujeres Desplazadas. Con el tiempo empezaron a reunirse en los patios de las casas y se fueron vinculando otras mujeres; fue allí donde poco a poco se fue consolidando la idea de crear la organización.

En aquel entonces, los límites de la Liga de Mujeres Desplazadas eran bastante claros; no existían recursos económicos y su área se limitaba al trabajo en el pozón; sin embargo la necesidad de crear un escenario de acción por la restitución de los derechos fundamentales de las mujeres se hacía cada vez más palpable; la gente no tenia medios de subsistencia para unos niveles de vida digna aceptables y el Estado no respondía a las necesidades mínimas para que las mujeres desplazadas tuvieran algún tipo de ayuda consistente y duradera.

Así, el grupo de mujeres que constituían la Liga de Mujeres Desplazadas (que en aquel entonces adoptaba el nombre de Liga de Mujeres Desplazadas por la violencia de Bolívar) simplemente se limitaba a juntar a las mujeres para que hablaran de sus problemas. Había que construir un pensamiento alrededor de la comprensión diferencial de género, sobre los derechos de la mujer, sobre la desnaturalización de la discriminación histórica; y sobre todo, sobre la importancia de la mujer como actor fundamental en la reconstrucción del tejido social que termina siendo fragmentado a causa de la violencia y el delito de desplazamiento forzado.

Así, al interior de las conversaciones en los patios de las casas, la discriminación histórica irrumpe como el eje articulador. Como desplazadas se sabía que había unos derechos, pero como humanas, en parte por el contexto propio de la región y de las comunidades en las que habitan, parecía que la violación de los mismos había sido legitimada en la vida cotidiana. Desde estas reflexiones es que se articulan los temas de los derechos humanos y el género; que finalmente se constituyen en la bandera estructural de las apuestas de nuestra organización.

Fueron 5 años trabajando alrededor del hecho de que las mujeres tenían derechos, conversando con las mujeres sobre la necesidad organizarse como forma de resistencia ante el conflicto armado; mientras tanto, iniciábamos el trabajo alrededor del cuidado de los niños y la ayuda humanitaria de emergencia. Básicamente en organizar el tiempo para que mientras unas mujeres trabajaban otras cuidaran a los niños.

Con el tiempo, la cobertura de la organización se amplió del Pozón al barrio Olaya Herrera; posteriormente a Mandela y los municipios de Turbaco y el Carmen de Bolívar. Durante este proceso, el Programa Mundial de Alimentos se vinculó a la organización otorgándonos alimentos por trabajo, alimentos que algunos años después y aún hasta la fecha constituyen un recurso fundamental para el trabajo con l@s niños en los refugios infantiles que hemos establecido.

En la búsqueda de mayores niveles de autonomía para la organización, Patricia recorrió varios países en busca de apoyo internacional; así a través de una agenda de trabajo con la oficina de Barranquilla del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) lograron la aprobación del primer proyecto de la liga; como es de suponer, un proyecto de fortalecimiento organizativo que incluía la instauración de sedes locales y el apoyo a la construcción y constitución de lo que en la actualidad son los centros multifuncionales y los refugios infantiles.

En el año de 1999, la liga adquiere su personería jurídica, y en la búsqueda del continuo fortalecimiento de nuestro proceso organizativo, se lleva a cabo una reforma estatutaria adquiriendo carácter nacional y cambiando nuestro nombre por el de: Liga de Mujeres Desplazadas como una muestra de fortalecimiento y autonomía organizativa.

En los últimos años, varias organizaciones de cooperación internacional se han venido vinculando con nuestro trabajo, apoyando las diferentes iniciativas y proyectos que se han venido formulando al interior de la Liga de Mujeres Desplazadas.

Así, en estos años hemos logrado los resultados que usted puede encontrar en esta página; tras años de luchas y mucha terquedad. Contra la corriente frente al imaginario de la incapacidad de las organizaciones de base con respecto a la ejecución de los recursos de cooperación; y aún en muchas ocasiones con las uñas, realizando actividades en el día a día por la restitución de los derechos humanos de las mujeres desplazadas y receptoras. Con una perspectiva diferencial de géneros desde el momento mismo de la conformación de la Liga, y noche a noche, logrando mayores niveles de integralidad.

 

 

Observatorio Género democracia Derechos Humanos, OGDDHH

 

PALABRAS DE MUJER:

“Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar.”

Hellen Keller


"Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas. "

Mary Wollstonecraft


"Una de las mayores fuerzas que mueven al mundo en nuestra época es la revolución de la igualdad."

Barbara Ward


"Ser mujer en el primer mundo es difícil pero serlo en el resto del mundo es heroico. "

Ángeles Perillán

 

LIGA DE MUJERES DESPLAZADAS © 2013
UN ESPACIO PARA LAS MUJERES VICTIMAS DEL DESPLAZAMIENTO FORZADO EN COLOMBIA
Ciudad de las Mujeres Mz 4 Lt 70 • Ciudadela Bonanza • Turbaco, Bolívar, Colombia
Tel: (+57 5) 317 5019584 • Emai: institucional@ligademujeres.org

Web Design:
La fuerza del color...